LOS 60 AÑOS DE “BARRABASES”.

Revista Barrabases, la primera historieta deportiva para niños”, era la publicidad que acompañó por largos años a la publicación y tenía mucha razón, ya que a lo largo de varias generaciones emociono a niños y adultos. La historia oficial comienza en 1954, cuando un joven dibujante y guionista, Guido Vallejos Pacheco, logra, a pulso, publicar una revista deportiva para niños, “Barrabases“, sobre un equipo de fútbol del mismo nombre, cuyo primer número es del 26 de agosto de 1954, aún cuando hay otras fechas que también se mencionan. El guionista y dibujante, luego gran empresario del medio dedicado a las revistas, nació el 5 de febrero de 1929, en Copiapó y ya desde pequeño dibujaba.

Ya en Santiago, vive en Quinta Normal y estudia en el Liceo Miguel Amunateguí y, en 1945, vislumbró la historieta que lo haría famoso, al ver jugar a sus compañeros de escuela y dibujar una historia llamada “El Cometa“. Años después, mientras trabajaba como ayudante de corredor de propiedades, fue moldeando los personajes, en 6 ó 7 años, según recuerda en algunas entrevistas. Lo hemos podido comprobar al ver originales de una historieta a medio realizar, fechada en 1950-1951, que finalmente no se utilizó. Esta larga preparación la pudimos comprobar al revisar algunos números de la revista deportiva “Pichanga“, dirigida por Pepo entre 1948 y 1949, donde aparecen algunas colaboraciones de Guido Vallejos y consejos de cómo mejorar su dibujo.

Hernán Escobar, publicista, dibujante y guionista recuerda:

“En 1954, junto con otros jóvenes colegas, formamos una modesta Agencia propia. Arrendábamos una oficina en calle Santo Domingo y la persona que nos cobraba el arriendo, un tímido joven, nos pidió opinión sobre unos “monitos” que dibujaba. Se trataba de una historieta con personajes cómicos que jugaban fútbol. Nosotros lo alentamos a realizar su proyecto. Nos gustó que también buscará ser independiente. Todos éramos jóvenes y deseábamos hacernos un futuro en lo que nos gustaba: el dibujo. Así fue como Renta Urbana perdió un cobrador y Guido Vallejos sacó adelante Barrabases Fútbol Club.”

Aparentemente, la historia apareció, antes que en la revista, como tira en el diario “Los Tiempos“, lo que no hemos podido verificar, siendo de gran ayuda un periodista, que figura como asesor del primer “Barrabases”, el señor Charles Brown S. Lo que si sabemos con certeza es que Guido Vallejos se arriesgó con la revista “Barrabases” y editó 10.000 ejemplares, que se vendieron completamente, a pesar de no contar con mucha publicidad. Así pudo erigir Ediciones Guido Vallejos y, merced a su perseverancia, conseguir que la edite y distribuya Zig Zag. La revista inicialmente era en blanco y negro, quincenal y, luego, llega a ser semanal y en color. Dura su primera época hasta el año 1962, etapa en la que había cambiado de formato y se imprimía a 4 colores, incluyendo una fotonovela, sin la presencia del equipo Barrabases. Fueron, aproximadamente, 171 números en su primera época.

La revista narra las aventuras de Barrabases F.C., club de fútbol de un grupo de niños, luego jóvenes, de un pequeño pueblo, Villa Feliz, que cuenta con la gran ayuda de su entrenador, Mister Pipa y su ayudante “Cacharro”. El equipo lo capitanea Pirulete y el arquero es Sam. Otros jugadores destacados son: Guatón, Torito, Palmatoria (un negrito brasileño que fue un encarnizado contrincante antes de pasar a Barrabases), Pelusa, Roque, Mono, Ciruela, Bototo, Chico, Pelao, Cañoncito, etc. Todos con características especiales, lo que daba gran dinamismo a la historieta.  Otros personajes constantes, fuera de la cancha, son los comentaristas deportivos, Matraca y Cegatini, que con sus característicos lentes, su Z al hablar y su indisimulada pasión por Barrabases era historia aparte. La discusión y el seguir los partidos por radio se daba en el Café de don Pepe, mientras que la seguridad de Villa Feliz estaba a cargo del Cabo Matamala y de su ayudante Manguera.  Tampoco podemos dejar de mencionar a un personaje popular, el infaltable vendedor del estadio, el Lipiria, con unos no muy santos productos. Además, estaba “Rasca”, perro mascota del equipo, que en más de una ocasión los salvó de algún grave peligro. Guido Vallejos crea un mundo de historieta con los personajes que, en sus primeros años, compitieron con equipos verdaderos e, incluso, en la Copa Libertadores. A diferencia de Condorito y Pelotillehue, Barrabases no cambia su medio, el fútbol, ya sea en su estadio o como visita, siempre con sano humor, enseñanzas de juego limpio y caballeroso, no necesariamente sólo con triunfos, ya que el equipo pierde de vez en cuando y, en algún momento, hasta desciende a segunda división, según recuerda en algunas entrevistas, lo que ocasionó una baja en las ventas y el obligado ascenso. De la revista, en estos primeros años, se utiliza más o menos la mitad en una historieta central, generalmente, completa, y el resto con pequeñas historias de 3 o 4 páginas o incluso de una con los personajes ya citados, es decir los jugadores, los comentaristas o de “Rasca”, el perro. El personaje fijo más importante, luego del equipo “Barrabases”, es “Máximo Chambonez”, un fanático de los deportes que podía desatar las mayores calamidades en su intento por lucirse, con la ayuda de su abuelo y la desgracia del pobre alcalde. Siempre en carácter humorístico, es uno de los más conocidos personajes del genial Themo Lobos, que también contribuye con las historietas “Cucufato”, un torpe arquero de fútbol y “Cicleto”, un ciclista. Según una entrevista a Themo Lobos, el personaje “Máximo Chambonez” surge de la necesidad de dibujar una historieta deportiva para trabajar en Barrabases y de su absoluto desconocimiento del tema. También son regulares en la revista los personajes de Renato Andrade, más conocido como Nato, que son “Pituto”, un niño futbolista y “Fanatincha”; de Luis Goyenechea Zegarra, Lugoze, que aporta un árbitro, “Don Pitín”, y un boxeador, “Paquetón, el peso pesado”; de Leoncio Rojas, Leo, aparecía un boxeador, “Castañita” y una serie didáctica, “Hurgando el deporte”; Víctor Arriagada, Vicar, presentaba a “Locutín” y el español Rafael Martínez a “Cronisto”, un entrenador. El argentino Mazzone presentaba a “Pilotín”, un corredor de automóviles, y el propio Guido Vallejos contribuía, además de “Barrabases”, con “Bocinita, el as del volante”. No podemos dejar de mencionar a Ismael Ballesteros, que dibujaba una serie de unitarios de aventuras deportivas de carácter serio, como box, polo, basketball. El dibujante Abel Romero colaboró, a fines de los cincuenta, con historietas sobre motociclismo y boxeo. Sin tener tema deportivo, hay que citar a “Hipólito y Camilo”, del citado Vicar, y la presentación de dos historietas norteamericanas: “Daniel, el travieso” y “El conejo de la Suerte”, en una página.

La revista llega a tener distribución latinoamericana y una venta de cientos de miles de ejemplares. Características llegarían a ser sus fotos de jugadores, biografías de deportistas y el personaje incógnito. Sus colaboradores de entonces, le reconocen a Guido Vallejos el que pagara los trabajos por sobre la media de la época y les diera el reconocimiento por sus historietas. Como prueba de esto último, se presenta la identificación de los autores de cada obra en la revista, lo que no era común en esos años. Flavio Rojas, hijo de Leoncio Rojas, Leo, uno de los grandes dibujantes de entonces, nos cuenta que: “En vida, a mi padre lo unió una gran amistad con el dibujante Don Guido Vallejos. Nuestras familias tuvieron una entrañable amistad de una vida entera. Mi papá colaboró durante muchos años con la revista de Don Guido, “Barrabases”. También fueron muy amigos con el dibujante Pepo, Fantasio, Themo Lobos, Lugoze, y en algún momento con Jimmy Scott, y también con Julio Martínez. Fue tan compacto este grupo de dibujantes y periodistas, en términos de su amistad que, en algún momento, Walt Disney, en gira por Chile, le ofreció a mi papá hacerse cargo de Walt Disney Productions, para América Latina. Ello habría significado movernos a Caracas, Venezuela, y mi papá le dijo que no. En parte, el que mi papá haya desistido de la oferta de Disney se explica porque ello también habría significado dejar a ese grupo de dibujantes con quien había cultivado una amistad muy profunda.” Como ya expresáramos, Guido Vallejos se transforma en un gran empresario y, gracias al éxito inicial de “Barrabases”, crea Ediciones Guido Vallejos, con diversas revistas, incluyendo fotonovelas. Podemos mencionar las revistas “El Pingüino”, de humor picaresco; “Mi vida” de espectáculos; la revista periodística, con muchas fotografías, “Flash”, y “Novedades; “Cine Amor”, en el ámbito de las fotonovelas; “TV Guía”, con noticias del espectáculo y otras más que, en algunos casos, nacían y desaparecían rápidamente. No nos extenderemos sobre ellas.

Vallejos vuelve a sacar una segunda época de “Barrabases”, en febrero de 1970. La revista es a color, mensual, tamaño estándar 26×18 y es impresa y distribuida por Editorial Quimantú y, luego, por Editorial Gabriela Mistral, siempre bajo la dirección de Guido Vallejos, hasta 1975. Se mantienen los personajes y el esquema, llegando a circular en México gracias a la popularidad del futbolista Carlos Reinoso, que la llevó. Se dice que alcanzó un tiraje de 250.000 ejemplares. Fuera del equipo “Barrabases”, otro personaje de la revista fue “El Profesor Hipo”, probablemente de Nato, bajo firma de Guido Vallejos. Un gran aporte para la revista son los dibujos de Alberto Vivanco, junto a otros dibujantes. Probablemente, la mejor época de la revista, en cuanto a calidad de impresión y dibujos. Luego del término de muchas de las revistas que edito en la década del 70, en 1976, Guido Vallejos asume como gerente de revista “Vea” y luego incursiona en el área hotelera. Años después, la revista “Barrabases” presenta su tercera época, entre 1978 y 1981, con menos éxito y por menos tiempo, siempre con Guido Vallejos en la dirección y con los mismos personajes. Impresa en Editorial Gabriela Mistral, quincenal, a color. Es una de sus etapas menos conocida. Pasan años en que la producción de revista decae y Vallejos se mantiene en el negocio hotelero, en el centro de Santiago, al lado del Cerro Santa Lucía, con el “Hotel Foresta”, lugar de reunión de dibujantes de la vieja guardia. Es en 1989 que vuelve a lanzar dos revistas, una de humor político, “El Loro” y, por supuesto, “Barrabases”, en su cuarta época, la de más larga duración en estos 60 años, con más de 200 números, desde el 12 de abril de 1989. Con distribución por Alfa Ltda. y bajo la firme dirección de Guido Vallejos. Lamentablemente, la calidad del dibujo y los guiones son menos elaborados, en una revista dedicada más a un público infantil.  Según propias declaraciones de Guido Vallejos, ya no cuenta con el equipo de colaboradores de antes y los dibujos y guiones los hace él mismo, ya que las revistas no dan dinero, según ha señalado. Sin perjuicio de ello, debemos destacar el trabajo del gran dibujante Nelson Soto, como anónimo participante del proceso de creación. Además, la magia de Barrabases ha estado presente en dibujos animados para televisión, durante el Mundial de Francia 98 y muchas veces se ha rumoreado su paso al cine, sin que se concrete el proyecto. En los últimos años de la cuarta época aparecen cuando Guido Vallejos quiere o puede publicar, su presencia esporádica en kioscos permanece y en los 50 años de la revista se realizan múltiples homenajes que dan realce al acontecimiento, aparte de las menciones en televisión, radio, diarios y revistas. El año 2010, con el Campeonato Mundial de Fútbol EN Sud África se editan 24 revistas y luego, a mediados de 2011, se editan 12 más, lo que para nosotros viene a ser una quinta época, con nuevas historias y reedición de algunas antiguas, a cargo de Unlimited y La Tercera. Son revistas dobles, de tapa semi dura, las que provocan una oleada de nostalgia.

Barrabases

Presentación Editorial de Barrabases

"Payaseos Deportivos" Colaboración de René Ríos "Pepo" para revista Barrabases

Mauricio García Castro

Director del Museo de la Historieta de Chile

Julio de 2014

Bibliografía fundamental:

Las revistas consultadas y reseñadas.

“Pequeña historia de la Historieta, II parte: La Historieta Chilena”, de José Pérez Cartes, Revista de la Universidad de Chile N° 47, año 1977.

“Publicaciones infantiles y revistas de historietas en Chile: 1895-1973”, de Manuel Alcides Jofre, Ceneca, 1986.

Entrevista a Guido Vallejos en “La Tercera” de 4 de febrero de 2001. Nota a Guido Vallejos, por Cristóbal Peña, en “La Tercera”, 7 de agosto de 2004.

¡Cosas de dibujantes! Por Hernán Herrera, en http://www.ergocomics.cl mes de agosto 2004.

Notas a Leoncio Rojas, Leo; la historieta deportiva en Chile, la historieta picaresca en Chile y la historieta de terror en Chile, todas de Mauricio García C., en sección Biblioteca de http://www.ergocomics.cl

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s