LA HISTORIETA DURANTE LA UNIDAD POPULAR.

Introducción.

Los tres años del gobierno de la Unidad Popular son ejemplo de una época polarizada políticamente y, por lo mismo, muy rica en actividades relacionadas con la caricatura política en diarios y revistas. Además existe toda una actividad vinculada con la historieta normalmente se olvida, como es la historieta de aventuras, deportiva, infantil, humorística y picaresca, sin que ni siquiera entremos a la ilustración de portadas y libros o la historieta extranjera que nos llegaba vía las populares revistas de Editorial Novaro.

Partiremos con una historia poco conocida en Chile, cual es el secuestro de un libro gráfico de la Historia de Chile, sobre el cual seguramente hay más antecedentes que descubrir. Dejemos en boca de su principal protagonista, el conocido dibujante Alberto Breccia, la presentación descarnada y simple de los hechos en entrevista a Antonio Martin, Carlos Giménez y Luis García publicada en revista Bang Nº 10

“García. – Pero, ¿qué derecho tenían…?

…también en aquella época hice la “Historia Gráfica de Chile”, un libro en colores, a base de viñetas con mucho texto histórico…

Martín. – ¿Por encargo de quién?

…para Frei, y Allende la secuestró. Estuve en Chile un mes, documentándome. Hice la invasión de los indios mapuches hasta Frei. Después hice la “Historia Gráfica de la República Argentina”, la parte que va desde 1825 hasta 1930, también a colores, en libro.”

Por cosas del destino, en una feria de libros usados instalada hace algunos veranos en la Plaza de Lican Ray dimos con un ejemplar del citado libro, que puede ser revisado en el Museo de la Historieta de Chile.

I.- Caricatura política en revistas:

Claramente debemos distinguir dos periodos en la década del 70: hasta el 11 de septiembre de 1973 y después de esa fecha. La polarización política había desnaturalizado la caricatura política desde hacía algunos años.

Esencialmente, en el primer periodo mencionado, la caricatura política se vio en los diarios, sin perjuicio que existían revistas como “Ercilla” que tenían a caricaturistas como Hernán Vidal y su página “Sucede” o Fernando Krahn ilustrando sus “Dramagrama” y la pagina de Guillermo Blanco. También a un joven Rufino, ilustrando artículos de Hernán Millas.

“Topaze” cerrara a fines de 1970, luego de hacer la campaña contra la elección de Allende. Dibujaban Hervi, Lugoze y otros.

Contra el Gobierno de Allende se mantenía la revista “PEC”, dirigida desde argentina por Marcos Chamudes. Se mantiene dibujando por un tiempo Jimmy Scott, antes de viajar a Brasil. Además escribía y dibujaba por Alberto reyes Mosso o Mozo, simplemente conocido como Bigote, creador de un personaje colegial, rodeado de su familia, que representaba cualquier hogar. Extrañamente en algunos dibujos manifiesta molestia contra Jimmy Scott, la cual este negó en una conversación informal. Bigote falleció en enero de 1973.

La revista “Sepa”, dirigida por Rafael Otero y Jaime Valdés, también opositora al gobierno, tenía un suplemento de humor político denominado “Cambalache”, donde dibujaba la historieta “Los periodistas se desayunan en Sepa”  Nelson Soto, que además presentaba un personaje llamado “El Reyecito”, con la figura de Allende.

Además, estaba la revista del MIR “Punto Final” con las historietas de José Palomo, que también firma Zaratustra. También dibujaba Melitón Herrera, que firma Click y Eduardo de la Barra, más conocido como Jecho.

En revista “Ramona” de las Juventudes Comunistas, dibuja Mario Navarro, que firma Nakor.

Hernán Figueroa nos menciono la revista “El Cocodrilo”, de breve existencia, propiedad de Agustín Oyarzún y con colaboraciones de Alvarez Baltierra.

Pero básicamente nos referiremos a la revista “La Firme”, que se publica entre abril de 1971 y mayo de 1973. Preparada por los hermanos Alberto y Jorge Vivanco y Hervi. Colabora además Eduardo de la Barra, que firma Jecho.

Luego del fracaso comercial de “La Chiva” y con el advenimiento de la Unidad Popular al gobierno, la Consejería de Difusión de la Presidencia de La República edita los “Cuadernos de Educación Popular” que serían prontamente seguidos por la ya citada revista “La Firme”, inicialmente impresos en la Imprenta Tatrai.

“La Firme” que es la continuadora de las revistas anteriores, pero ya con un protagonismo netamente político, didáctico según algunos, como Palomo, que no estuvo en el proyecto.

Una vez que el Gobierno de Allende controla la Editorial Quimantú, la edita a traves de su Departamento de Publicaciones Infantiles y Educativas y distribuye a nivel nacional. Son 61 números, tamaño variable e irregular calidad de papel y color.

Sus historias son contingentes, de la vida diaria, sobre diferentes actividades económicas, mostrando la visión del gobierno. La continuidad se logra con los personajes de la serie “Lo Chamullo”, de la revista “La Chiva”. Otros personajes son “Pedro Urdemales” o “Venancio Papeleo”.

También se presentan historias en forma dramática, como los secretos de la ITT, con dibujos de Roberto Tapia, basada supuestamente en hechos reales.

Además presenta una ironización de los superhéroes, con “El Supercauro”, que resuelve los problemas de su barrio, transformándose gracias a las proteínas de la leche o la merluza. Tiene números especiales con el personaje.

En definitiva, lo que fuera novedoso a fines de los 60 se transforma en una forma política de “educar” a los adultos, lo mismo que pretende “Cabro chico” con los niños.

 II.- Historieta y caricatura política en Diarios.

 En el diario “El Mercurio” se mantiene durante buena parte de la década el esquema de los años 60. Las tiras de la semana son “Artemio” y “Sportaco”, de Pepe Huinca, “Pelusa”, “Don Memorario” de Lukas y “Amenidades del Diario vivir”. Además mantiene su tradicional suplemento de historietas del día domingo con las historietas “El Ratón Mickey”, “El Tío Remus y los cuentos del hermano Rabito”, “El Reyecito”, “Pepita”, “Aventuras de Aguilucho”, “Amenidades del Diario Vivir” y “El Guardián Solitario”. Luego aparecen “Benitín y Eneas”, “Johnny Hazzard” en reemplazo de “Aventuras de Aguilucho” y “El Guardián Solitario”.

Dibujan Coke, ilustrando los comentarios de René Silva Espejo, el director, titulados “Junior” y están las ilustraciones de Antonio Romera, para temas internacionales.

Lukas es el dibujante estrella, manteniendo un chiste diario, “Don Memorario”, que algunos catalogan de político de derecha, y un dibujo a color en el suplemento del día domingo. Según muchos, fue uno de los más fuertes oponentes del gobierno de la Unidad Popular y, ya en el Gobierno Militar, señala don Florencio Aldunate a Don Memorario, en una tira: “Una cosa echo de menos de la Unidad Popular … ¡ Daba más temas para hacer chistes!.

En no pocas ocasiones hay suplementos especiales con sus chistes y su colaboración y, en algunos años, es el director del “Almanaque” de la Revista del Domingo de “El Mercurio”.

El diario “La Segunda”, reproduce a Lukas. Además figura la historieta “La familia Mengano”, firmada por Fulano, seudónimo del dibujante Mauricio Misraji, arquitecto, que según Jorge Montealegre es el autor del primer corto publicitario con dibujos animados, el perrito del whisky old Gold. Según entendíamos, dicho honor pertenece a un corto de Pepe Huinca y su personaje “Artemio”.

En “Las Últimas Noticias” se mantienen varios dibujantes como Carlos Sotomayor, más conocido como Carso, Raúl Soza, Raso y, fundamentalmente, Luis Cerna Alvarado, quien mantiene la tira diaria de “Cuchepo”, un cortadito (hombre sin piernas) que se moviliza sobre una tabla con ruedas, de ágil humor y hoy políticamente incorrecto por presentar de esa forma a una persona con limitaciones físicas. Caso aparte es el destacado dibujante y crítico de arte Antonio Romera, con chistes sobre el acontecer nacional.

En 1973 se incorpora Samuel Valenzuela Yuraidini, que firma Saval. Es dibujante, redactor del área cultural y pintor. Comienza con “Los Mentales”, personajes de naturaleza abstracta.

“La Nación”, convertida en órgano del gobierno de las fuerzas populares, según algunos, no contiene tiras ni historietas. La situación cambiaría algunos años después.

En “La Tercera” se mantiene el esquema de los sesenta, con “La Broma en vida” en 3º pagina y “Pepe Antártico” al final, ambas de Percy, recientemente fallecido. Luego de algunos años se termina su suplemento de historietas del domingo que incluía una pagina completa de “Pepe Antártico”, “Rex Morgan”, “El Fantasma”, ”Príncipe Valiente”, “Tesoros de cuentos clásicos de Walt Disney”, “Brick Bradford”, “Mandrake el mago” y “Roldan el temerario”. Sólo se mantiene la tira “Quintin” el domingo y en la semana las tiras “Kerry Drake”, “Brick Bradford”, “Mandrake, el Mago”, “El Fantasma” y “Rex Morgan”.

Al igual que los otros diarios, y en realidad antes que ellos, “La Tercera” presento un suplemento educativo llamado “Icarito” a fines de los 60, pero que adquiría fuerza en esta década, gracias a su gran aporte educativo. En ella se presentaban series como la de “Icarito”, que Jorge Mateluna y su staff señalan como de su creación, pero que en la década del 70 fundamentalmente dibujo Nelson Soto, Guidú y otros dibujantes, como Hernán Figueroa, que firma Nano, con “Sebastián”, un niño y otras historias y cuentos infantiles. Luis Ruiz-Tagle aporta páginas históricas y René Poblete ilustraciones.

El diario “El Siglo” mantiene a “Don Inocencio”, de Osvaldo Salas, con fuerte contenido político de izquierda. El diario desaparecería luego del golpe de estado.

“El Clarín” continúa con “Lolita”, dibujada por Ricardo González, Ric, que reemplazo a Alberto Vivanco. También desaparecería como diario con el golpe.

“Puro Chile” es otro diario que desaparecerá el 11 de septiembre. Había empezado el 7 de abril de 1970. Figura como directivos y colaboradores Eugenio Lira Massi y José Gomez López. Entre los dibujantes están Jorge Varas y por poco tiempo “Las Tres Marías”, de Palomo. Pero el personaje que lo identifica es la tira de primera pagina, “El Enano Maldito”, chico, feo y cabezón, máximo ejemplo de la politización de esos años, que ataca constantemente a los elementos contrarios al gobierno y se gana incluso la clausura por ofensas al poder judicial, lo que no impide que siga saliendo con antifaz. Otro resquicio. La popularidad del personaje fue tal que se le hicieron canciones y entrevistas.

Su autor es Jorge Mateluna, que firma en ocasiones Orsus, de quién hablaremos más adelante, en chilenos en el extranjero. El personaje también apareció en “Última Hora”, diario del partido socialista, donde realizaba la pagina editorial Nakor. La razón, Mateluna emigró con su personaje, que siguió publicándose por terceros en el diario “Puro Chile”.

En el mismo diario “Última Hora” hace algunos dibujos el periodista Carlos Cisternas Tapia, que firma Cixter. Su personaje, aparecido en 1972 es “El Reportero Homero”.

El diario “La Prensa”, pro DC, publica a Carlos Miranda con chistes atacando a la UP y en “La Tribuna”, del Partido Nacional, figura Rubén Bastías, dibujante de larga trayectoria en Valparaíso en los años siguientes, publica a “Sectarión”, un violentista de izquierda.

Un resumen de la caricatura política opositora al gobierno de Salvador Allende, incluyendo algo de la de gobierno y de los primeros meses de la Junta de Gobierno se encuentra en el libro “Francotiradores del Humor”, recopilación de Hernán Millas, del que hablaremos en la sección libros.

III.- Revistas de autor o de pequeñas editoriales:

Antiguas que se mantienen:

Revista “Condorito” luego de ser publicada bajo el sello Zig-Zag, debe continuar siendo impresa en Quimantú, pero  distribuida por diferentes editoriales, como Carrousel y Pincel. Luego seria impresa por Editorial Gabriela Mistral y en 1980 por Lord Cochrane, pero siempre en acuerdo con Pepo.

La revista ya en estos años es fruto de un trabajo colectivo de al menos ocho personas, entre dibujantes como Luis Osses, Ricardo González, Osvaldo Fernández, Samuel Gana y, por supuesto, su autor original, Pepo. Además de letristas y coloristas.

En cuanto a su periodicidad, es trimestral en esos años. También se sucederán los álbumes especiales y toda una mercadotecnia sobre el personaje. Es interesante hacer notar que a fines de 1973 se publico un especial de lujo, sobre el que hablaremos en la sección libros.

La revista de “Pepe Antártico”, tamaño gigante de 27,5x 21 centímetros, y gran cantidad de paginas, se mantendrá en forma más o menos regular hasta 1976, con 62 números, periodicidad irregular, en algunos casos mensual. Sigue el convenio de Percy con Lord Cochrane. El esquema son las historias de “Pepe Antártico”, fotos de mujeres semidesnudas y otros dibujantes como Oscar Vega con “Niñas”, Carlos Miranda con “Chicas” y los españoles Monserrat con “Paula” e Iñigo, con “Sofía”.

b) Nuevas Revistas:

En este ámbito, es importante destacar la vuelta de Guido Vallejos, en la sociedad Ediciones GV, con “Barrabases” y una revista de terror, “Brujerías de Vampirella”, sin perjuicio de lo picaresco, y la creación de una empresa que es obra de  don Francisco Alomar. Además hay otras editoriales o proyectos independientes, como veremos.

“Barrabases”, segunda época: Luego de largos años vuelve con gran fuerza en febrero de 1970. La revista es en color, mensual, tamaño estándar 26×18 y sería impresa y distribuida por Editorial Quimantú y luego por Editorial Gabriela Mistral, siempre bajo la dirección de Guido Vallejos, hasta 1975. Se mantienen los personajes y el esquema, llegando a circular en México gracias a la popularidad del futbolista Carlos Reinoso, que la llevo. Se dice que alcanzo un tiraje de 250.000 ejemplares.

Otro personaje de la revista fue “El Profesor Hipo”, probablemente de Nato, bajo firma de Guido Vallejos.

Un gran aporte para la revista son los dibujos de Alberto Vivanco, junto a otros dibujantes, como Hernán Figueroa. Probablemente la mejor epoca de la revista.

En mayo de 1970 surge otra gran revista de terror publicada en Chile, pero a diferencia del “Doctor Mortis”, es con material extranjero de la Editorial Warren, más específicamente de las revistas Creepy, Eerie y Vampirella. La revista es “Brujerías de Vampirella”. El editor es el infatigable Guido Vallejos, impresa en Litografía Fernández. Mensual, a color, 32 paginas, 4 números. Las historias, originalmente en blanco y negro para eludir la censura del Cómic Code Authority, originado en Estados Unidos post Macarthy, se colorearon en Chile.

Las historietas publicadas en Chile incluyen las primeras de cada una de las revistas citadas, con guionistas y dibujantes de la talla de Frank Frazzeta, portadas de las revistas 1 y 3 y Jack Davis de la 2. “Vampirella” aparece con historias y como presentadora de diversos relatos, con guiones de Forrest Ackerman y dibujos de Tom Sutton y luego del español José González. Otros personajes son “Don Mausoleo” y el “Tío Cuco”, adaptaciones a “la chilena” de los presentadores norteamericanos como “Uncle Creepy”. Dibujantes habituales, aparte de los citados son Reed Crandall, Al Williamson, Joe Orlando, Alex Toth, etc.

Don Francisco Alomar funda una empresa llamada Publicaciones F.A. y lanza al mercado una serie de revistas a partir de 1971. La mayoría se imprime en Copesa o Litografía Amenábar.

La lista es la siguiente:

1.- Se presenta una segunda epoca de “El Peneca”, semanal, tamaño estándar, a dos colores, con más de 30 números. La serie principal es “El Peneca”, un niño estudioso y deportista, de grandes anteojos, por Enrique Calvo G., es autoconclusiva.

Sin identificación de dibujante, pero claramente chilena, se publica “Los viejos estandartes” con guión de Juan Bley, en estilo folletín histórico.

“Cuateleche”, humor a lo mexicano, por Víctor Hugo Aguirre, con seudónimo Tom, quién además crea “El Patito Chiquito”, cuyo éxito traerá revista propia.

Máximo Carvajal dibuja aviones en páginas centrales, en algunos números y Enrique Videla entrega “Las Aventuras de don Leo”, serie humorística. Colabora además Hernán Figueroa, Nano.

Además las series extranjeras, en folletín, “Quintin, el Aventurero” y la tira autoconclusiva “Papa Rucha y su hijo mote”, en esquema similar al publicado en la revista original, “Radan”, sobre un aventurero en la prehistoria, por el francés André Chéret (años después publicada en Mampato como “Thor”) Roy Flash”, aventuras de un futbolista y su equipo, inglesa, sin indicación de autor y en folletín “Los aventureros del espacio”, ciencia-ficción, sin indicación de autor. Esta última puede ser Oscar Camino. Otras series eran “Lobo Negro”, aventuras de un indio Sioux y  “El Capitán Luna”, de las que no hay más datos

2.- En septiembre de 1971, se presenta la revista “Comando”, tres números, impresa en Lito Amenabar, revista mensual, con formato 26×18 centímetros, 32 paginas, color hoja por medio. Las aventuras son unitarias, de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Probablemente el material utilizado en sus tres números es ingles, sin indicación de autor o convenio.

3.- En otro intento de historietas de terror, pero de inferior calidad a los clásicos “Doctor Mortis” y “Brujerías de Vampirella”, presenta “La Tercera Oreja”. Impreso en Litografías Amenabar, quincenal, a dos colores, en 1971.

El suspenso, terror y lo fantástico se mezclan en la revista, al estilo del programa del mismo nombre de Radio Agricultura, de Joaquín Amichatis. En terror, existen historias sin continuidad del personaje Tom Miller. Dibujante chileno de la revista es Roberto Tapia.

4.- En 1971 se publicó una extraña revista por Francisco Alomar: “Brujerías”, de carácter cómico-satírico, para adultos, con un estilo semejante a las revistas Warren. Se imprime en Copesa. Sin indicación de autor o procedencia.

5.- El mayor éxito de la empresa será una revista que sigue el esquema de “Condorito”, dibujada y con guiones de Tom, seudónimo de Víctor Hugo Aguirre. La revista se llama “El Patito Chiquito”, un pato chico y cabezón, con rasgos humanos, personaje originado en “El Peneca”. Sería impreso en La Nación, Copesa y finalmente en Gabriela Mistral, en tamaño estándar y 32 paginas. Circulo entre 1971 y 1972 y tendría una segunda epoca años más tarde, en 1974, de breve duración y finalmente una tercera en 1990.

Los chistes son de una a dos paginas y tal es su semejanza a “Condorito” que el personaje tiene un sobrino, llamado “Chichito”. Sin perjuicio de ello, y tal vez por lo mismo, se mantuvo por cierto tiempo y hubo intentos de que reapareciera.

Recibe colaboraciones de otros dibujantes, como Hernán Figueroa.

6.- Complementando lo anterior, edita una revista tamaño bolsillo, 32 paginas, blanco y negro, llamada “Cárcel de mujeres”, de periodicidad semanal, bajo la dirección de Sebastián Alomar. Por su estructura y anuncio estuvo ligada a un radioteatro de igual nombre. Sin indicación de autor o guionista.

Otros proyectos independientes a estos empresarios son:

Similar a “Ritmo”, pero con más historietas, aparece en octubre de 1971, con indicación de ser quincenal, la revista “Clan Juvenil”, subtitulada pololeo, amor, alegría. Formato estándar, 32 páginas, a color, presenta historias cortas, autoconclusivas, cuyos guiones y dibujos son de buena calidad. Los autores pueden ser chilenos: E. Pérez, E. González y Grandon. No se indica editorial.

Entre 1972 y 1973, Editorial Contemporánea, con guiones y dibujos de Silvio Vildosola Romero, que a la vez es el director, presenta la revista infantil “Crispin”, un león humanizado, donde aparece el personaje de igual nombre en aventuras pseudo policiales y “Pluff, el fantasma”, de terror infantil. Impresa en Talleres La Nación. En periodicidad mensual, sólo logra difundir cinco o seis números.

La revista “Cribaldo” de Editorial Publisa, también publicada en 1972, presenta a un ratón humanizado de igual nombre, que pretende mantener un esquema similar a “Condorito”, pero sólo logra unos pocos números. Tamaño estándar, 32 páginas, a dos colores. Los guionistas y dibujantes son Luis Rogers Rojas, Sergio Soto Paredes y Sergio Nawrath N.

IV.- FIN DE HISTORIETAS ZIG-ZAG:

El fin de la década del 60 deja a Zig-Zag como la editorial de revistas más importante de Latinoamérica, con muchas revistas nacionales, o al menos impresas en Chile, circulando en todo el continente.

En 1970 mantiene las siguientes revistas:

El Intocable

Jungla

El Siniestro Doctor Mortis

El Jinete Fantasma

Guerra

James Bond

Far West

Espía 13

Disneylandia

Tío Rico

Tribilin

Fantasía

Aventuras de Walt Disney: El Zorro.

Todas ellas estan muy posesionadas en el mercado y con altas ventas, lo que asegura su continuidad. A ellas agrega dos nuevos títulos: “5 por Infinito” y “Agente Silencio: Aventuras de Marouf” en acción y en preparación se encontraban revistas en convenio con Hanna-Barbera, según se indicara más adelante.

En marzo de 1970 Zig Zag presenta la gran revista “5 por Infinito” luego simplemente “Infinito” con las aventuras de 5 terrestres en el Cosmos, guiados por una mentalidad superior denominada Infinito, último superviviente de su raza. Hay mucho manejo en el dibujo de los personajes femeninos, que manifiestan gran sensualidad. En el N° 44 de “Dimensión Cero” aparece un episodio titulado “Dragón”. El guión y dibujo es de un colectivo de autores españoles, pero que básicamente, fueron absorbidos por el talento de Esteban Maroto.

Complementa una serie denominada “Johny Galaxia”, con un aventurero del espacio, dibujada por el tambien español José M. Bea.

Desde el  27 de mayo de 1970 se presenta la revista “Agente Silencio: Aventuras de Marouf” se presenta a un héroe de la resistencia francesa, que gracias a la creencia general de su invalidez puede actuar con el disfraz de un antepasado y luchar contra los alemanes, frustrando sus planes en la Francia ocupada. La calidad de la historia es muy buena y su autoría no se indica, pero que corresponde, entre otros, al español Rodrigo Rodríguez Como.

Tampoco se cita convenio alguno para su edición. Inicialmente mensual, luego quincenal.

Las portadas, en su mayoría, son firmadas por Lincoln Fuentes, que nos dice que el material era extranjero. Otro portadista es Abel Romero.

El destino de todas estas revistas, salvo las que tienen convenio con Walt Disney y Hanna-Barbera, que se excluyen y forman el núcleo que permite la creación de Publicaciones Infantiles Sociedad Editora Limitada, Pinsel, lo veremos al tratar las revistas en su periodo de Editorial Quimantú.

Desde ya, señalamos que una oportuna huelga en la empresa Zig-Zag, que duro más de 40 días, permitió la intervención del Gobierno de Allende a principios de 1971, expropiándola y transformándola en Empresa Editora Nacional Quimantú.

El Departamento de Historietas de Zig-Zag desaparece como tal, quedando cinco empresas, tres dedicadas a revistas, como son Editorial Pinsel con historietas infantiles de Walt Disney y Hanna-Barbera, que no le interesaban al Estado, el convenio con Pepo, a traves de Editorial Carrousel y el sello o editorial DILAPSA para revistas de aventuras.

V.- EDITORIAL QUIMANTÚ:

La nacionalización e ideologización de la historieta.

La elección de Salvador Allende y la extrema ideologización del país llego incluso a las historietas, con el famoso libro “Para leer al Pato Donald” de Ariel Dorfmann y Armand Mattelart. Es un periodo de cuestionamiento y elaboración de diversas tesis sobre el estilo.

Así, la gran Editorial Zig-Zag es expropiada y transformada en Empresa Editora Nacional Quimantú o simplemente Editorial Quimantú. La expresión Quimantú significa “Sol del saber “en lengua mapuche.

Casi desde un comienzo, particularmente desde mediados de 1971, se cambia el contenido de las historietas en un proceso que no siempre dio buenos resultados, por falta de planificación y estudio de mercado.

El esquema de Editorial Quimantú, nuevo ente estatal, transforma el trabajo individual mantenido por Zig Zag, en colectivo, con discusión de los temas en asambleas y la decisión política de las revistas y el contenido a publicar, nacionalizando la producción y contenido. Las decisiones pasaban por controles ajenos a la calidad artística de las revistas y la revisión de las mismas la hacía un “responsable de contenido”.

Todas las revistas Quimantú son quincenales. Otro antecedente de importancia es la disminución del color, ya que surgen problemas en algunos periodos.

Para empezar, en abril de 1971 se dejo de publicar la excelente revista “007 James Bond”. Respecto de las otras revistas, las trataremos por temas.

En Ciencia-Ficción:

En revista “Infinito” se espera agotar el material español para que un grupo de autores chilenos la mantenga con una serie denominada “Eos errante”, a partir del N° 20 de la misma. Se narra el viaje espacial de una comunidad de científicos terrestres, la que incluía a una telepata mapuche. Los dibujantes eran Abel Romero y Santiago Peñailillo, con argumentos de Máximo Carvajal. Abel Romero señala que el la creo, pero no la registro.

También aparecen los primeros episodios de “El gasfíter espacial”, que se desarrollaría en la revista “Dimensión Cero”, donde se comentará con más detalle. Hay otras historias unitarias por Juan de Francisco Jara y guiones de Juan Bley.

Deja de publicarse en 1972, por existir otra revista de ciencia-ficción que capta dicho público, la transformada “Agente Silencio: Aventuras de Marouf” en “Dimensión Cero”. Un pésimo trabajo de estudio de mercado.

En revistas de la Selva:

La revista “El Intocable” se transforma en herramienta política de revisión ideológica, atacando el sistema colonial africano, apoyando las revueltas por la independencia, transformándose de a poco Mizomba en un líder de los negros que luchan por la descolonización, cambiando su atuendo de piel de leopardo por pantalón y botas.

Paralelamente disminuye la calidad de los dibujos y Mizomba pasa a un segundo plano de protagonismo, al presentar la historieta de “Manuel Rodríguez, el Guerrillero” y una de pescadores, “Los cinco de La Aurora”.

La perdida de mercado termina con su transformación en revista “Guerrillero” en 1972, donde trataremos los personajes.

En “Jungla”, la suerte de Mawa es parecida, si bien no es manipulada al extremo de Mizomba. Pasa a ocupar un plano secundario, pero sigue presente en las portadas, que mantienen un estilo más atrevido, llegando a mostrarla bañándose desnuda en un río. Sigue su recorrido por la India, junto al fiel Damayanti, en permanente lucha con Diavolo, un genio criminal, casi alejada del tema de aventuras selváticas. Sus dibujantes son R. Poblete, Lincoln Fuentes, que también realiza las portadas, C. Mora y Roberto Tapia Tom.

Comienza a presentarse una serie llamada “Hombres en la Jungla”, que adquiere protagonismo e incluso subtitula la revista en algún momento. Son las aventuras de un grupo de revolucionarios de algún país sudamericano cuyo avión ha caído en la selva.

La lucha por la supervivencia, con escasos medios, el contacto y amistad de los indígenas, más el constante peligro de ser atacados por las fuerzas del “Dictador”, no identificado pero identificable, son las constantes. Además, el surgimiento de conflictos amorosos y la existencia de grupos de blancos que pretenden la explotación de los indígenas y de los recursos de la selva. La creación es de Máximo Carvajal y los guiones son de Ventura Marín y los dibujos de Lincoln Fuentes, Julio Berríos Salazar y una mujer, María Cristina Jorquera.

Además, como serie complementaria, de corta duración, figura “El hombre y la naturaleza”, que con carácter didáctico presenta las relaciones del hombre con el medio ambiente y la ecología. Dibujos de H. Jofre y Onofre Díaz.

También se presenta una serie llamada “La Legión Blanca”, mostrando a una dotación militar en la Antártida, que en algunos episodios ronda lo sobrenatural y la ciencia-ficción. Dibujos de Lincoln Fuentes.

Terror:

Otro buen ejemplo del cambio se vio en el doctor Mortis, cuyos argumentos no podían conciliarse con la nueva política de la empresa, que trato de salvarla con algunos visos de ciencia-ficción, como es la captura del Doctor Mortis y su prisión en una nave espacial, salida ideada por Máximo Carvajal para salvar la revista durante algún tiempo. Los dibujantes fueron Roberto Tapia, Manuel Cárdenas, Máximo Carvajal, Santiago Peñailillo, Ernesto López, profesor de artes plásticas, etc.

En la época de la editorial Quimantú y posteriormente en  Editorial Pinsel se publicó una serie semidocumental titulada “Ovni”, con guiones de Elena de Wistuba y dibujos de Santiago Peñailillo.

Tambien en esta epoca se complementa con una serie policial, denominada “Al margen de la ley”, cuyo objetivo era mostrar los delitos contra la sociedad en su conjunto, pero cuya forma tradicional de mostrarlos no cumplió las pretensiones.

Deja de publicarse la revista por Quimantú en 1971, ya que definitivamente no pudo adecuarse a la ideología de la editorial sus temas necrológicos y las series complementarias no cumplieron sus objetivos.

Revistas de Espionaje:

La revista “Espía 13” utiliza el material extranjero existente, convenientemente traducido y reelaborado, incluso dibujada en Chile, pero sin indicación de autor. Además, hay unitarios sin firma.

Luego de agotarse el material, a principios de 1973 se transforma en “Delito”, con temas policiales, lo que trataremos en la citada revista.

El mismo proceso, pero más largo, ocurrió con la revista “Agente Silencio, Aventuras de Marouf”, serie de espionaje que cambia su esquema de héroe individual a uno de lucha colectiva de los guerrilleros franceses para obtener la liberación. La manipulación en estos números es más marcada, pero no hay identificación de autor. Las portadas seguían siendo de lincoln Fuentes y la dirección de la revista era de Abel Romero.

Sin perjuicio de ello, termino transformándose en una revista de ciencia-ficción llamada “Dimensión Cero”, a partir del N° 37, la que pretendía captar el público de la ya, a esa altura, desaparecida “Infinito”.

Revista Guerra:

En la revista “Guerra”, un tiempo mantiene el esquema indicado en la década del 60, con la traducción del material ingles, reelaborado y corregido doctrinariamente.

Pero la revista  se transforma casi totalmente al empezar a elaborarse material chileno. Existía incluso un responsable de contenido.

La nueva historieta se interesa por la acción popular, no del individuo, privilegiando los ejemplos de lucha guerrillera o de conflictos fratricidas, especialmente Vietnam y la Guerra Civil Española.

Lo hace esencialmente a través de la serie “Corresponsales de Guerra”, que presenta a u periodista español, Alvaro Lorca y un fotógrafo chileno, Roberto Ferrer, en la guerra de Vietnam, tema plenamente vigente en esos años. Los recuerdos del periodista español lo llevan a la Guerra Civil Española y a su época de maquí en la Francia ocupada, mezclada con sus vivencias del momento y los relatos de participantes en la contienda, de hondo dramatismo y clara intencionalidad política, apoyando la lucha del Vietcong con los americanos, lo que se mantuvo hasta el cierre de la revista.

Lo anterior no evitaba que Maximo Carvajal olvidara la Segunda Guerra Mundial, en episodios como “Kamikaze” en el N° 188 de septiembre de 1973, en el que se anunciaba un especial de fiestas patrias.

Los creadores de la serie “Corresponsales de Guerra” fueron el guionista Juan Bley y los dibujantes Manuel Tapia, Jefe de la sección historietas, Máximo Carvajal coordinador y dibujante, Ernesto López, Enrique Calvo, Hernán Escobar, Guillermo Varas y Bernardo Aravena, que dibujaba también las portadas, lo mismo que Hernán Escobar y José Orellana. Figuran también en los créditos, como argumentista o guionista, Juvenil Niño y Adrián Roca o Rocca, como solía firmar el escritor Adrián Rivera Rocha.

Complementaban la revista dos series:

La serie “C.O.N.U.”, sigla que identificaba el Comando Operacional Naval Unido, que mostraba las historias de una lancha torpedear chilena en el sur, con salvajes, espionaje, caza de contrabandistas y ayuda a la comunidad. Guiones de Juan Bley y dibujos de Guillermo Varas y de Julio Berríos.

“GAE 13, Grupo Aéreo Estratégico N° 13”, en la que un equipo aéreo secreto de la Fuerza Aérea Chilena lucha contra una organización secreta llamada “El Triángulo Negro”, que pretendía la dominación del continente desde un fabuloso submarino portaaviones. También existen aventuras que los llevan a luchar contra nazis que pretenden restablecer dicha doctrina, tema favorito y recurrente del dibujante y guionista de la serie, Máximo Carvajal, que la había ocupado en muchos casos en otras revistas, generalmente de ciencia-ficción, sobre viajes en el tiempo. El guionista oficial era Juan Bley

Revistas del Oeste:

Se mantienen dos revistas, “El Jinete Fantasma” y “Far West”, con distinto enfoque, según veremos.

 “El Jinete Fantasma” sufre una manipulación y transformación, ya que al ponerse al lado de los indios en una pelea sobre tierras se enemista con Bobby Noland, el Sheriff, que resulta ser su hermanastro y con su padre, que no lo reconoce. Se aleja de sus tierras y viaja a México, donde se une a bandidos y revolucionarios que luchan contra los franceses. Los guiones son, entre otros, de Ventura Marín, que hace dupla con el dibujante Lincoln Fuentes.

Paralelamente, su protagonismo pierde importancia y termina siendo absolutamente secundario, inicialmente con la inclusión de una serie policial, como “Patrullera 205”, que luego pasara a revista “Delito” y, hasta que la revista se trasforma en “El Manque”, su nuevo protagonista, de la que hablaremos más adelante.

En cuanto a “Far West”, hay manipulación de sus personajes, alterando los guiones, pero en menor medida. Se mantiene como una revista del oeste, con las siguientes series:

Una serie muy adecuada al esquema de Quimantú, del español Víctor de la Fuente, antiguo conocido en Chile, es “Sunday”, que presenta a un rudo ex soldado nordista que vaga por el oeste, a veces sucio y desgarbado. La trama ahonda los conflictos sicológicos y presenta un oeste menos romántico. Los guiones eran de Víctor Mora.

La serie “Sunday” se alterna con “Gringo”, del español Carlos Giménez y con otras secundarias como “Nosy Parker”, de Rafael Auraleón, “Rifle” de López-Espy o “Dick Daring”, un policía montado del Canadá.

Hay presencia de unitarios realizados por artistas chilenos, como Hildegardo Igor, Lincoln Fuentes y Máximo Carvajal, como dibujante y guionista. Además, “Curiosidades del Oeste”, por Manuel Rojas.

Por breve tiempo aparece la serie “C.O.N.U.”, ya reseñada en “Guerra”, donde finalmente queda.

Al final del periodo Quimantú se presentan dos series nuevas, con carácter protagónico: “Wandalia West” y “Búfalo Bill”.

La serie “Wandalia West”, desde el 155, presenta a una hermosa rubia, desinhibida y hábil con el revolver, que a veces es acompañada por su pretendiente, Wild Bill Hickock. Sus aventuras rompen el esquema tradicional. Usualmente son episodios continuados en dos o tres números. Vendida la serie por Inglaterra, sus autores son George Dollart y Marculeta.

Con el nombre de “Búfalo Bill”, desde el 164, se presenta al legendario aventurero, como el coronel Cody, con una extraña tenida negra y roja y su amiga india “Blue Bird”, que mantienen un extraño romance. Los creadores son los españoles Manez y José Mora.

En resumen, durante el breve periodo de dos años, desaparecen “007 James Bond”, “Doctor Mortis” e “Infinito”. Se transforman, sin cambio de nombre, “Guerra”, “Jungla” y “Far West”.

Las revistas transformadas y con nuevo nombre son:

“Dimensión Cero” originada de “Agente Silencio: Aventuras de Marouf”, donde figuran como series las siguientes:

“Aventura Espacial”, con dos científicos y un piloto espacial. Irrumpe el sexo en la ciencia-ficción. Guiones de José Urbina y dibujos de Ernesto López, Santiago Peñailillo y Enrique Calvo.

“El gasfíter espacial”, un atípico héroe, llamado Chago Kompon, un maestro chasquilla del espacio, con alto contenido social. Guiones de Leandro Urbina, José Zamorano o Juvenal Niño. Dibujos de Manuel Rojas.

“Enigma”, serie autoconclusiva, con referencias a hechos fantásticos, inexplicables, con mucha preocupación de la ecología. En el mismo estilo “Extraña aventura”, ambas series con guión Ventura Marín y dibujos de Santiago Peñailillo.

Tambien aparece la española “Johnie Galaxia”, serie ya conocida en otras revistas y ocasionalmente historias unitarias de Máximo Carvajal, como “El Lanzamiento”, o el dibujante Rodolfo Paulus

Revista “Delito” surge de la desaparecida “Espía 13” en marzo de 1973 y contiene usualmente 3 series, como son “Archivo “S””, sobre delitos de cuello blanco, enmarcados en la contingencia nacional. Su protagonista era el detective Ricardo Santana. La serie más tarde será sustituida por “Los Juveniles de Santana”, con el mismo protagonista y manteniendo trama detectivesca, sobre problemas delictuales y legales chilenos, pero dirigida preferentemente a la juventud, con clara inspiración en la serie televisiva “Patrulla Juvenil”

Otra serie es “Suspenso”, con la historietización de cuentos policiales famosos, con finales sorpresivos en general.

La tercera serie es la ya conocida “Patrullera 205”, sobre delitos investigados por Carabineros.

Los guiones de “Archivo ”S”” son de Onofre Díaz y luego de Eugenio Morales y Juan Bley. Los dibujos de Onofre Díaz y Manuel Ahumada.

De “Patrullera 205”, los guiones son de Juan Bley y los dibujos de Manuel Ahumada, Manuel Ferrada y Roberto Ferrada.

De “Suspenso” los guiones son de Ventura Marín o Eugenio Morales y los dibujos de Manuel Ahumada, Onofre Díaz, Guillermo Varas y Enrique Videla.

“Los Juveniles de Santana” cuenta con guión y dibujos de Onofre Díaz y Lincoln Fuentes. Las portadas de “Delito” usualmente son de Abel Romero, Manuel Soto y Lincoln Fuentes.

Revista “Guerrillero” surge de “El Intocable”. La serie “Manuel Rodríguez, el guerrillero”, que narra las aventuras del famoso héroe nacional y sus múltiples historias y conquistas, desde una óptica histórica educativa, según la ideología de turno, adquiere preponderancia y termina opacando a “Mizomba”, que sin embargo se mantiene en forma secundaria. Los guiones de “El Intocable” son de José Zamorano y dibujos de Hildegardo Igor.

Ocasionalmente figura la serie “Los Cinco de La Aurora”, que encontrara su lugar definitivo en revista “El Manque”.

Las portadas de revista “Guerrillero” son de Manuel Cardenas. Los guiones son de José Zamorano y Adrián Rocca o Roca y los dibujos de Juan Francisco Jara, José Orellana, Manuel Cárdenas, Avelino García.

Revista “El Manque”, cóndor en mapuche, surge de “El Jinete Fantasma”. El personaje es un anhelo largamente acariciado por Mario Igor, quien lo había bosquejado ya en los 60 como un aventurero en la epoca de la pacificación de la Araucanía, pero termina transformado en un campesino, descendiente del proyectado aventurero, que vive como obrero agrícola de temporada, recorriendo el país. Surge en la revista “EL Jinete Fantasma”, dibujado en su etapa final por Manuel Rojas y con guiones de Ventura Marin, y acrecienta su protagonismo hasta cambiarle el nombre.

Portadas y dibujos de Mario Igor, además de Manuel Soto, que también firma Manuel De la Cruz, Manuel Ahumada. Guiones de Ventura Marin, Juan Bley, Adrián Rocca y Eugenio Morales.

Se complementa con dos series, “Los Cinco de la Aurora”, tambien conocida como “Los intrépidos de La Aurora”, sobre las vivencias de pescadores artesanales en las costas del sur de Chile, con guiones de Ventura Marín y dibujos de Juan Francisco Jara. También la serie “Perico Ñeque”, un hombre fuerte que anda acompañado de su padrino, con guiones de Peggy y dibujos de Carolo.

Otras colaboraciones son historias cortas de “La familia Crac” de Pepe Huinca y historias de Alberto Vivanco y Hervi.

Por otro lado, la Editorial Quimantú publica alrededor de 70 números entre julio de 1971 y diciembre de 1972 una revista infantil, semanal, que esta destinada a desmitificar la literatura infantil, con gran contenido ideológico: “Cabrochico” y otra de información popular, adulta, llamada “La Firme”, ya reseñada.

“Cabrochico” con el lema “una revista para niños de hoy” es una creación colectiva del Director Editor, Patricio García Ferrada, del Director responsable de contenidos, Saúl Schkolnick y del dibujante argentino Oski, Marta Carrasco, Jalid Daccarett, Carlos Cabrera, cuyo seudónimo era Ariel, Carlos Barrios, también conocido como Villadiego, y otros, todos en colaboración con el Departamento de Educación Pre-Escolar de la Universidad de Chile.

Al inicio de cada número presenta episodios de cuentos clásicos y los desmitifica, según sus autores, con guiones de Saúl Schkolnick y dibujos de Luis Jiménez, dibujante que luego integrara la lista de los detenidos desaparecidos en septiembre de 1973. Había viajado a México y luego a Cuba, desde donde volvió con una fuerte militancia política en el MIR.

La revista “Cabrochico” plantea una ciencia-ficción infantil de carácter nacional, con la serie “Año 2.200”, por Gidú y “Martín y Kano”, con guiones de Eugenio Morales y dibujos de Jalid Daccarett.

Otras series son “Estos Cabros”, en folletín, por Abel Romero, con guiones de Schkolnick y una serie llamada “Mañungo” de Guidú, que presenta las aventuras de un niño en la Cordillera, semi humorística, ambos con guiones de Saúl Schkolnik. También “Mini”, por Nestor y “El zorro y la Codorniz” por Diego Echeverría en el guión y Guillermo Henríquez en los dibujos.

Otras colaboraciones son de Lincoln Fuentes, con la historia de ciencia-ficción “Caleuche”, en estilo más convencional y  “La Pequeña abeja”, netamente infantil, de Enrique Videla. Otros dibujantes eran Katherine Légasse, Rolando Valdés y la guionista Sonia Silveira.

Abel Romero que el proyecto inicial fue suyo, pero que fue absolutamente transformado, donde debía haber sutileza hubo política absoluta. Él lo señalo y le dio poca vida a la revista, que sólo sobrevivió más tiempo por el cambio de esquema, el retiro de Schkolnick y potenciando algunos dibujantes y personajes, con menos carga política, pero el daño estaba hecho.

V.- MAMPATO Y EDITORIAL LORD COCHRANE:

En la Editorial se mantiene por algunos años “Ritmo”, la cual  no aporta nada especial en materia de historietas en esos años, luego del alejamiento de Alberto Vivanco, y dos productos clásicos: “Pepe Antártico”, del que ya hablamos y “Mampato”.

La revista “Mampato” se mantiene con las mismas características, pero ya en marzo de 1973 se lamenta la ausencia de Eduardo Armstrong, asumiendo la subdirectora, la periodista y escritora Isabel Allende. Armstrong fallece en noviembre de 1973.

La revista, en la materia historieta, presenta las siguientes series y unitarios:

Por supuesto, durante todos estos años la magnifica historieta “Mampato”, en episodios semanales de 4 paginas, por Themo Lobos y ocasionalmente Oskar, con temas afines a la ciencia-ficción en muchas ocasiones. La duración es 12 a 24 episodios, salvo los de Oskar que normalmente no son más de 6.

En 1971 presenta la famosa serie de Mampato en Isla de Pascua y en enero de 1972, comienza una larga aventura en el Congo, Africa, junto a Ogú y Ojo Mágico, un gran cazador. Luego vendrían los episodios durante la reconquista y el paso de los Andes; En la Atlántida, por Oskar; En el árbol gigante, con los mutantes.

Otros autores chilenos son:

Una serie histórica llamada “Paginas brillantes de la Historia”, sobre Chile, de larga duración, en folletín, con diversos episodios y una semihistorica, con mezcla de fantasía, incluye a un marino en Isla de Pascua, en la serie “Te pito o Te Henua”, con el gran dibujante de temas históricos Luis Ruiz Tagle.

Hay abundantes novelas ilustradas por Jorge Pérez Castillo, hermano del gran Arturo del Castillo. Chistes por Juan Cano.

Series extranjeras son:

“Max, el explorador”, historieta humorística de una página y “La Tribu terrible”, ya reseñadas, nos acompañaran largos años.

Desde 1971 se presenta a Bernard Prince en muchas historias como “Truenos sobre coronado” o “Guerrilla para un fantasma”, con guiones de Greg y dibujos de Hermann.

Otro personaje habitual es “Tunga”, un guerrero de la edad de piedra, por Aidans.

Series con menos continuidad son “Los Franval”, una familia de periodistas, por Aidans y“Patrulla 3ª”, sobre un grupo scout, por Jacques Le Gall.

VI.- PINSEL, DILAPSA Y OTRAS EDITORIALES INDEPENDIENTES:

Son las Editoriales independientes, algunas nuevas, las que mueven el mercado de la epoca coetánea y posterior al golpe de estado de 1973.

En 1971 con el término de Zig-Zag se produce la creación de varias sociedades menores, que se hacen cargo de las revistas que puede mantener el grupo. De estas sociedades, al parecer cinco, nos interesan tres dedicadas a historietas y bajo la dirección de Elisa Pérez en un primer momento. Es frecuente la publicidad cruzada en estas revistas, lo que induce a error sobre las editoriales. Son las siguientes:

Publicaciones Infantiles Sociedad Editora Limitada, Pinsel, que mantiene las revistas en convenio con Walt Disney y Hanna-Barbera y luego lograra otros convenios.

Distribuidora Latinoamericana de Publicaciones S.A., Dilapsa, dedicada a las historietas de aventuras y nuevos proyectos.

Editorial Carrousel que retiene “Condorito”, que mantiene su trabajo como grupo independiente, según lo ya expresado con anterioridad. Posteriormente logra editar “Artemio”, según se expondrá.

Iniciaremos este capitulo con Editorial PINSEL, que retiene dos grandes vertientes en materia de historieta infantil, los productos de Walt Disney y las historietas de Hanna-Barbera. Los primeros los trataremos en este capitulo y los segundos en el capitulo relacionado con la televisión, por su origen y promoción.

Productos Disney que se mantienen: las revistas Disneylandia,

Tío Rico, Fantasía y Tribilin, con impresión en Quimantú y luego en Gabriela Mistral.

La revista “Aventuras de Walt Disney: El Zorro”, no se mantiene por la perdida del equipo de dibujantes, que queda en Editorial Quimantú. Sin perjuicio de ello, la Editorial Pinsel aprovechara el material de archivo de la citada revista, así como de “Tesoros de Walt Disney” para sacar dos revistas mensuales, en carácter recopilatorio, tapa en cartoné, a color. Son las revistas “Colección Tesoros de Walt Disney” y “Zorro”, de 64 y 80 paginas cada una. La primera entre 1972 a 1974 y la segunda entre 1974 y 1975.

Con relación a Pinsel no podemos dejar de mencionar dos revistas que se apartan un poco de su esquema, pero que son distribuidas por ella:

“Doctor Mortis” En una segunda epoca de la revista, con nueva numeración, de mucho menor valor como historieta, se publica inicialmente por Sociedad Periodística del Sur, en convenio con Juan Marino y luego por Editorial Gabriela Mistral, sólo como impresores.

Esta nueva revista circula entre 1972 y 1977, con intervalos. Las historias se alejan un poco del terror, con temas científicos, ciencia ficción y adaptación de cuentos e historias cinematográficas. En muchas ocasiones con pagina por medio a color y resto blanco y negro, por problemas de materia prima, lo que unido a la baja de la calidad del guión y los dibujantes la hace menos atractiva. Dibujantes básicos del periodo son Santiago Peñailillo y Bernardo Aravena.   También participa, sin firmar, Juan Francisco Jara, y firmando Judisán, Enrique Videla, Sergio López y otros.

En la época de la Editorial Pinsel, que la distribuyo, se publicó una serie semidocumental titulada “Ovni”, con guiones de Elena de Wistuba y dibujos de Santiago Peñailillo.

Editorial DILAPSA publica y distribuye las siguientes revistas:

La revista “Adán y Eva, Detectives Privados”, es publicada entre 1973-74, con impresión inicial en Copesa y tapas en Litografía Stanley y luego impresión en Gabriela Mistral. Las historias iniciales son de una pareja de detectives, o más bien de un detective y su secretaria, creadas para el mercado ingles por los españoles Victor mora en el guión y Josep Gual en los dibujos, bajo el nombre de “Adams y Evans”. Las portadas eran de Manuel López, Enrique Calvo y Luis Osses.

Durante toda la existencia de la revista ocupan su parte final una serie sobre la historia de la caballería, sin firma y la serie “”Guillermo Tell”, con las aventuras del personaje, bajo sello de Selecciones Ilustradas, de España.

De la misma editorial Dilapsa surge la revista “Garra de Acero”, entre 1973 y 1975. Se trata de un extraterrestre enviado a la tierra para protegerla, quien se asocia con una bella pirata oriental. La creación es del dibujante español Carlos Giménez y guiones de Jesús Flores.

Agotado el material español se hacen cargo de la revista FMB Producciones Editoriales Limitada, con los chilenos Lincoln Fuentes, Gonzalo Calvo y Onofre Díaz, con guiones de Ventura Marín. Portadas de Lincoln Fuentes, Manuel López y Rifer, entre otros.

Series complementarias son la inglesa “Pepe Dedos Largos”, con un ladrón de la época victoriana trasladado al presente y dos series nacionales: “As Newman” un científico playboy, por Máximo Carvajal y “Zaroc”, del equipo FMB Producciones, que relata las aventuras de un hombre del futuro trasladado al siglo XVIII por error, con guiones de Adrian Roca y dibujos de Guillermo Varas.

Editorial CARROUSEL, cuya gran revista fue “Condorito”, presenta además la revista de “Artemio” de Pepe Huinca, con los personajes ya reseñados en la década anterior, en formato y paginas variables, de 80 a 32, y tamaño gigante a horizontal, pasando por el estándar. Periodicidad irregular, generalmente bimensual. A dos colores o sencillamente blanco y negro.

La EDITORIAL PUBLISA, cuyo representante es Hernán Baeza Trucco, publica entre 1973 y 1974 tres revistas, como son “Winchester”, “Rayo Rojo” y “Pif Paf”, con las siguientes características: Impresión en Litografía Stanley o Talleres La Nación, en blanco y negro.

En “Pif Paf”, revista infantil de 32 paginas, destacamos la serie “Cosmito” un superhéroe infantil, por Rolando Valdés y Nestor, con “Mascarita”, un justiciero del oeste.

En “Rayo Rojo”, revista de aventuras, de 64 paginas, se presenta diferentes series, en ámbitos definidos:

La serie selvática es “Masai Master de Kenia”, guión de Leonardo S. y dibujos de Carlos Mora.

En terror, cuentos clásicos, donde destaca la adaptación del cuento de Edgar Allan Poe “El corazón delator”, por Rodolfo Paulus.

Una serie deportiva, con guiones de Leonardo y dibujos de Araneda y Ricci.

Como serie bélica esta “Cuadernos de un soldado”, guión Leonardo S. y dibujos Oscar Segura.

Hay unitarios policiales, con dibujos de Manuel y Roberto Rojas y guión de Leonardo S.

En “Winchester” se publican series y unitarios del oeste, pero no en forma exclusiva. El director era Carlos Cabrera Maldonado. Los dibujantes de la revista eran Rolando Valdés Aros, Patricio Arteaga Godoy, Rodolfo Espinoza y Guillermo Henríquez Portes.

Además figuran las series “Mascarita, el justiciero” de Nestor, “Ted Yuma”, que puede ser de Germán Gabler, humor en el oeste, por Ariel y las series “Johny Luger”, sobre un detective y “Cuervo Kid”, del oeste, ambas sin firma.

VII.- HISTORIETA PICARESCA Y EROTICA:

Se mantiene hasta 1971 la revista “El Pirigüin”, revista solo para hombres, es publicada por Editorial Papiro. De carácter quincenal, iniciada en 1969. Ya el material es bastante más atrevido y las fotos de desnudos aumentan, sin llegar a la pornografía dura. El papel y la impresión son de mala calidad.

Su dibujante principal es su director,  Alberto Vivanco, en portada e interior, con su serie “Pirula”. Además colaboran los siguientes dibujantes: Hervi, Ric, José Palomo, Hernán Figueroa y Jorge Mateluna, con el “Jeque Arenas” y “Manrique, el mago”.

Lo mismo sucede hasta 1973 con revista “NAT”, que dura 104 números, con esquema indicado en década anterior. Su director era Andrés Mújica Romero y luego Enrique Barros Latorre.

Dibujan Alberto Arévalo, con chistes “sólo para caballeros”,  Judisán con chistes varios y una historieta llamada “Cachencho”, un vago, estilo Cantinflas y Sergio López Castillo, con el soldado “Bototo”. Además Luis Coutelin y Dionisio, con chistes varios. Y mucho material extranjero, incluido el francés Lauzier.

Hay una serie digna de destacar, de tres páginas, llamada “Virginia”, lamentablemente anónima.

Otros dibujantes: Joel Espinoza con “Uranita la súper agente” y un personaje que años después hará popular “El abuelo Vitaminas”. Además está Loren, Hernán Figueroa Ramírez y Alfonso Miranda. Destacamos de estos años el trabajo de Rafael Sante.

Las nuevas revistas, ya entre picaras y eróticas, son las siguientes:

Revista “Viejo Verde”, de Ediciones GV Ltda, formada por Fernández, Alomar y Guido Vallejos, era impresa en Litografía Fernández, con muy buen papel y tapas semi dura, con 48 paginas, a color, tamaño estándar. Periodicidad quincenal. Se publica entre el 15 de enero de 1970 y 1973.

En portadas  generalmente fotos de mujeres.

En el equipo figuraban grandes dibujantes, como Quino, Mordillo, Nadal, Gin, Iñigo entre los extranjeros.

Los chilenos son los siguientes:

Vicar, con la serie “Viejo Verde”, un anciano elegante y mujeriego. Luego la continuaría Ric y Hernán Figueroa.

Themo Lobos, con “Celestino”, un ángel y “Alaraco”, con un dibujo más desinhibido.

Nelsón Soto presenta a “Supersexi”, una heroína en ajustada malla azul, muy liberal.

Sam presenta a una hippie llamada “Flor”.

Jorcar presenta chistes en contratapa.

Fantasio y sus personajes, entre ellos “Puppi”.

Nestor Espinoza con “Pique Bang”, un inventor.

Palomo, Jimmy Scott y Edmundo Pezoa con chistes de humor negro. Guidú con el personaje “Brujildo”

“Ricuritas” la revista de los mejores chistes, impresa en La Nación, aparentemente en 1972. 32 paginas, en dos colores. Director Víctor Aguirre. Dibujante principal Tom, que presenta chistes varios y “Patty, la nudista”.

Revista “Cosquillas”, denominada la revista de las chiquillas lindas, las tallas buenas y los chistes sexipeludos. Director Guido Vallejos, impresa en Zig-Zag y luego en Litografía Fernández, a dos colores, desde 14 de octubre de 1970 a 1973, con carácter quincenal, 32 páginas, dos colores. 63 números.

Hay autores chilenos y españoles, como Gin, con portadas y las tiras “Ladrillo”, “Carlota” y “Denisse”. González con “Pamela”.

Los chilenos son:

Nelsón Soto, con “Supersexi”

Vicar con “Rosalía, la empleadita caballa”

Themo Lobos, con “Dolchevito”.

Una serie anónima llamada “Bikini Cat”, una heroína muy sexy y con historias sobre diferentes periodos históricos.

Palomo con “Lady Lujuria” y “Pepe Casi”.

Otras, anónimas, son “Funnie Girl” sobre una joven hippie y “Ringeling Starr” sobre un músico de rock.

Revista “Ganso” es un intento de varios dibujantes de “vivir a mandíbula batiente”, según el lema de la revista. La gran broma es que la Editorial en que se imprimía el primer número era Quimantú y el mes septiembre de 1973. Su director era Antonio Rojas G.

La revista, a color, alcanza sólo 4 números mensuales, hasta diciembre de 1973. Los dibujantes son Pepo, Luis Cerna, con “Cuchepo”, Fantasio, Alberto Vivanco con “Ganso”, Hervi, Palomo, Themo Lobos con “Dolchevito”, Carso, Vicar, Nato y Pepe Huinca.

 VIII.- LIBROS DE HISTORIETA Y SOBRE LA HISTORIETA:

Lukas aporta en esta década con sus conocidos “Apuntes Porteños” en 1971, “Bestiario del Reyno de Chile”, de 1972 y “Apuntes Viñamarinos, cien años de urbanidad” en 1974, todos con varias reediciones y publicados en Editoriales Universitarias de Valparaíso

Pepe Huinca presenta en 1972 el 2° libro de “Artemio”, impreso en Editorial Quimantú, tamaño gigante, 80 paginas.

Edición especial, de lujo, en tapa dura, de “Condorito”, de fines de 1973. Editado en colaboración de Editorial Gabriela Mistral y el sello Pincel. Se presenta como Clásico de la Historieta.

A comienzos de 1974, en marzo, se presenta “Francotiradores del Humor”, recopilación de Hernán Millas, que presenta a Lukas, Bigote, Coke, Percy, Guillermo Blanco y René Silva como los que “combatieron el marxismo con el arma más peligrosa, la risa”. Editorial Gabriela Mistral.

Además, en estos años surgen diferentes estudios de la historieta, que son más que los simples artículos de decadas anteriores o que trabajos sobre periodismo que incluían algo sobre sátira política. Los libros o artículos más importantes son los siguientes:

El ya mencionado “Para leer al Pato Donald” de Ariel Dorfmann y Armand Mattelart, publicado en 1971, trae aparejado una lectura sociológica de las historietas Disney y su perniciosa influencia en los niños.

En el mismo sentido otros artículos de Ariel Dorfmann, como “Inocencia y Neocolonialismo” en Cuadernos de la Realidad nacional, N° 8, año 1971, en los que también se plantea el colonialismo de el elefante “Babar” y de los personajes Disney.

Más aterrizado y con buena base documental, la periodista Luisa Ulibarri presenta “Caricaturas ayer y hoy”, en 1972. Colección “Nosotros los chilenos” de Editorial Gabriela Quimantú.

Por último y no menos importante, una “Historia de la Historieta”, con una parte general ya bosquejada en la década anterior en revista “Rakatan”, en forma seriada, y una segunda parte dedicada a la historieta chilena. La realiza en 1972 el periodista José Pérez Cartes. Se publicará en 1977 en “Revista de la Universidad de Chile”, N° 46 y 47.

Por último, para conocer el periodo, destacamos la tesis para periodistas de Mauricio Villafaña Muñoz Mónica Díaz Navarro “sUPerhéroes: La vía chilena a la historieta alternativa en tiempos de la Unidad Popular”, Universidad Arcis, 2004.

 IX.- DIBUJANTES EN TELEVISIÓN E HISTORIETAS BASADAS EN SERIES DE TELEVISIÓN:

Carlos González, Charles, estudio en el Bellas Artes e ingreso a Televisión Nacional en 1969, siendo el creador de la animación de “Tevito”, un perro que originalmente no tenía nombre y que durante muchos años haría la continuidad de la estación televisiva.

Un intento de hacer animaciones son las realizadas por Fernando Krahn para canciones de Charo Cofre, a principios de los 70.

En cuanto a revistas relacionadas con la televisión, debemos mencionar, como precursora en Chile de revistas de historieta basadas en series de televisión no animada, la revista “Simplemente María”, basada en una famosa telenovela mexicana, que es editada en Chile por Colecciones Exito Limitada en convenio con Editormex Mexicana S.A., impreso en Consorcio Periodístico de Chile S.A., en tamaño estándar, dos colores y 48 paginas. Se publica entre 1972 y 1973. Portadas de Palomo. Dibujos de los mexicanos Rubén Lara R. Y colaboraciones de Luis C. Hernández, Jorge Lara R. y J. Santos Reyna, con guión de Celia Alcantar.

Las primeras revistas que claramente surgen en Chile desde programas de dibujos animados de televisión, dejando de lado a “El Gato Felix” que por su antigüedad es un producto de cine, son las editadas por Pinsel desde 1971, siendo un producto ya convenido entre Zig-Zag y la empresa Hanna-Barbera Productions Inc., según ya explicáramos, lo que da razón por la que las portadas mantienen durante un tiempo dicho logo, a pesar de no existir la editorial.

Las revistas son:

Revista “Los Picapiedras”, semanal, a color, tamaño estándar, 32 paginas, se publica entre 1971 y 1972 en los Talleres de la Nación con la famosa familia de la edad de piedra. Tambien aparecen otros personajes, como “Huckleberry”, el perro y sus amigos “Jacky y Chopy”, “Los osos revoltosos”, etc.

Las citadas historias se complementan con biografías históricas, como Alejandro Magno y otros, sin indicación de autor.

Revista “Don Gato y su pandilla”, la que posteriormente se llamara “Don gato y su amigo el Oso Yogui” se publica entre 1971 y 1974. Es semanal, irregular, 32 paginas, a color, tamaño estándar, impresa en La nación, Quimantú y Gabriela Mistral en diferentes momentos. Portadas por Ray Dirgo.

Se presentan las aventuras de un grupo de gatos de callejón en sus peleas con el Sargento Matute. Luego se complementara con la serie de “El Oso Yogui” y su amigo Bu-Bu.

También se complementa con series históricas y biografías, sin indicación de autor.

X.- CHILENOS EN EL EXTRANJERO:

Jimmy Scott emigra a Brasil en 1971, en busca de nuevos horizontes. En ese país pasara los siguientes 18 años, antes de que vuelva a Chile a ocupar el lugar dejado por Lukas.

Palomo, que en 1973 trabajaba en la Universidad Técnica del estado, dibujando manuales sobre prevención de riesgos, aparte de trabajos en diversas revistas, se ve forzado a abandonar el país rumbo a México. En ese país dibujara en libros de instrucción para la Secretaría de Educación Pública y comenzara a publicar en el diario “El día”.

Jorge del Carmen Mateluna Muñoz, originario de estación Central, creador de “El Enano Maldito” se mantuvo en Chile trabajando en publicidad, junto a Coke, para la Polla, pero decidió irse cuando supo que estaba requerido por el gobierno. A los 34 años sale del país con rumbo a Perú, luego Londres y finalmente se radica en España, específicamente en Ibiza, donde vende acuarelas a los turistas, hasta que en 1980 consigue publicar para “Play Boy” español una pagina color sobre chistes con sexo. Lo hará hasta 1992, los últimos años desde Chile, ya que retorna en 1984.

Abel Romero, en busca de oportunidades viaje a Perú, en 1974 y luego de un tiempo a Europa. Estuvo en Suecia, Italia, Francia y España. Cuando en Suecia se dieron cuenta que tenia posibilidades de quedarse en España lo contrataron formalmente. Así que se radica en ese país en 1978 y vuelve en 1992.

Guidú señala haber sido secuestrado y estado preso 3 años luego de 1974. Luego vendrán 7 años de exilio en la república Federal Alemana, donde trabaja en la revista “Neui Lud”.

Vicar se mantiene en España, por más de 16 años, desde fines de los sesenta, con gran éxito en Europa y manteniendo sus personajes en Chile. Además, se transforma en el gran dibujante del “Pato Donald”.

 XI.- Comentario final:

Contrariamente a lo que se piensa o se comenta, incluso se ha escrito sin mayor análisis histórico, sólo político o por simple desconocimiento, no es una buena etapa para las revistas de historietas, lo que no significa que terminaran de desaparecer las grandes revistas de historietas de los años sesenta, especialmente el recordado “Mampato” cuyo N° 418 sale en enero de 1978, pero básicamente por una profunda reestructuración política de editorial Quimantú buena parte del mercado existente se pierde, al no encontrar los lectores los temas tradicionales que les interesaban, además está problema de cambio en los gustos, que se refleja en el auge de la televisión y la fuerza de sus productos y series.

Muchos dibujantes ven cerrados los principales mercados, derivando algunos como Máximo Carvajal, Julio Berríos y Lincoln Fuentes a Editorial Mundicrom, dirigida por Luis Enrich Font. En ella harán las láminas de álbumes como Flora y Fauna, Historia del Hombre y muchos más. También derivaran o volverán a la publicidad, a grandes agencias, aprovechando la apertura del mercado, ya que vuelven las grandes empresas internacionales y conocidas agencias publicitarias, que tientan a los buenos dibujantes.

A principio de la década José Pérez Cartes escribía que no se había logrado crear historietas basadas en la televisión, contrariamente a lo sucedido con la radio, por la poca difusión de la misma.

A fines de la década la realidad es completamente distinta y la conciencia es tal que difícilmente un producto que no aparezca en televisión tiene difusión masiva.

Santiago, agosto 2013.

Mauricio García Castro

Museo de la Historieta de Chile.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s